Bloggers en Amsterdam

Conoce y disfruta la ciudad

Qué comer en Amsterdam

Tanto si vas a estar un par de días en Amsterdam o te quedas unas semanas, hay ciertos platos que no puedes dejar de probar en esta maravillosa ciudad.

Lo cierto es que Amsterdam nunca se ha caracterizado como una ciudad muy atrayente, gastronómicamente hablando, pero si la visitas, descubrirás que tiene mucho que ofrecer y que sus comidas tradicionales, aunque tienen un nombre muy raro, son recetas deliciosas.

Qué comer en Amsterdam

Con esta guía podrás ir directamente a lo que merece la pena probar en Amsterdam y así sacarás el máximo partido a tu visita, he irás al grano, sobre todo si es corta.

Si quieres ir disfrutando de un paseo por la ciudad e ir degustando los mejores platos de la ciudad, puedes hacer una excursión en barco por los canales o ir a descubrir los restaurantes de moda de Amsterdam.

Bitterballen

Este es quizás el más famoso aperitivo de los Países Bajos, que se sirve cuando pides una cerveza.
Se podría describir como una especie de croqueta redonda con una textura de migas de pan crujiente en el exterior y carne picada jugosa en el interior.

Sería una mezcla de croqueta y albóndiga de aquí.
Se suele acompañar de mostaza para mojar, pero cuidado al morderlo, suele estar muy caliente en el interior. Así que os podéis quemar la lengua al probarlo, y la mostaza no ayuda mucho a calmarlo que digamos.
Mi consejo, esperar a que enfríen un poco, pero no dejes de probarlas. Si quieres rebajar el fuerte sabor, en ocasiones se acompaña de una rica ensalada de col.

Queso Gouda

Este ya nos suena más, el queso de los agujeritos. El queso Gouda es el más famoso de Holanda, llamado así por su lugar de origen, un pequeño pueblo llamado Gouda en el sur del país.

Y claro, aunque tenemos disponible este queso en cualquier parte de nuestro país, no hay lugar mejor para disfrutar de un queso como en su lugar de origen. Pero no es preciso ir directamente al pueblecito, en la capital tenemos muchos restaurantes y bares en los que se dispensa este famoso queso como tapas, o en cualquier mercado se puede comprar al peso.

Pero dentro de esta variedad hay diferentes tipos de Gouda. El jonge kaas, (que significa queso jovén) tiene un ligero sabor y es muy cremoso, mientras que el oude kaas (que significa viejo o maduro), tiene un fuerte sabor complejo y una textura granulada. Yo me traje un trozo generoso de ambos, aunque debo decir que me gusta más el jovén.

Pannekoeken y poffertjes

Los crepes holandeses son los llamados pannekoeken, y son más gruesos y grandes que sus homónimos en España. Se asemejan más a los de América.

Se les pueden añadir ingredientes dulces o salado, como beicon, pasas o compota de manzana y se comen en cualquier momento del día.

A veces están cubiertos con fruta o azúcar glasé jamón y queso para un desayuno sabroso.

Un dulce muy parecido a los pannekoeken son los poffertjes, que son como los crepes pero más pequeños, más inflados y más dulces.

Se comen con más frecuencia fuera de casa porque la masa se cuece en una bandeja de hierro muy grande que no cabría en una cocina de una casa.
Se suele servir cubierto con azúcar glasé y mantequilla.

Patat (patatas fritas)

Si te gusta las patatas fritas, entonces tienes que probarlas cuando vayas a Amsterdam. El secreto de las patatas holandesas, localmente llamadas patat o frietjes, es que tienen una doble fritura, lo que las hace más crujientes. Las sirven en un cono de papel cubiertas de mayonesa holandesa.

Puestos de pescado

Si te gusta el pescado, plantéate pasar por las haringhandels (puestos de venta de arenques) o las vishandels (puestos de venta de pescado) repartidos por toda la ciudad.
En realidad, el arenque en Amsterdam está conservado en salmuera.

Hay un par de maneras de comer arenques: en un bocadillo con cebollas, o en rodajas acompañado de cebollas y pepinillos.
Por lo general se comen con un palillo decorado con una bandera holandesa.

Stroopwafels

Si encuentras un lugar en el que sirven stroopwafels, no pases de largo. Si lo haces, todavía tienes una oportunidad de comprar un paquete de ellos en una tienda.

No hay nada como un stroopwafel caliente: un sándwich de dos "galletas" llenas de un jarabe espeso, o stroop. Pegajoso y delicioso, son la prueba de que Amsterdam si que sabe hacer dulces.